Ruta de las ermitas

Descripción de la Ruta de las Ermitas de El Viso incluida en el proyecto Paisajes con Historia de la Diputación de Córdoba

Características de la ruta

Dificultad

Fácil

Distancia

1,91 kms

Interés

Etonográfico

Histórico

Tipología

Circular

Inicio en núcleo urbano

Si

Esta ruta se pasea por elementos de la historia viseña, sus ermitas, de las desaparecidas a otras modernas, e incluso las que acogen a la patrona en un edificio cuya apariencia no coincide con la de estas construcciones en la comarca de Los Pedroches, con nave única y tejado a dos aguas. Se inicia en el Parque de San José y circunda parte del núcleo urbano para finalizar en la Plaza Constitución.

Desde este Parque, la Ermita de San José hace gala de esta temática y desde ella se va a la Ermita de Santa Rosalía la nueva. Se puede hacer una incursión previa de ida y vuelta hasta la hornacina conocida como Ermita Santa Rosalía la Vieja, en honor a la santa.

Ruta de las ermitas
Ruta de las ermitas

El granito

El granito está presente en el pueblo, desde la Cruz del Cura, a los dinteles de viviendas que conservan la arquitectura tradicional. Elemento a destacar es el Pilar Viejo, cerca del cual y en la confluencia de caminos, se localiza la Cruz de Alfaro. Desde este enclave en el horizonte, al norte, la sierra de Santa Eufemia con sus farallones de cuarcita. Las indicaciones llevan a la Ermita del Cristo de las Eras, coloquialmente “la del Calvario”. Desde ella es imprescindible hacer una ruta alternativa de poco más de 500 metros que lleva a la atípica Ermita de Santa Ana. En este lugar, detrás de la ermita y junto al camino a Dos Torres, un escenario hace trasladar a la forma de vida en otra época, cuando la Fontanita surtía de agua a la hilera de quince lavaderos tallados en granito estratégicamente dispuestos a su alrededor.

Refugio antiaéreo

El itinerario general continúa hacia el sur hasta la calle Cervantes, con el granito enmarcando los vanos de sus fachadas y puertas de madera labradas con adornos vegetales como la piña, antiguo símbolo de fertilidad de la tierra.

En la Plaza Constitución se ubica la Casa Consistorial y, justo a su entrada, el suelo guarda un espacio singular cuyo valor radicó precisamente en no llamar la atención, un refugio antiaéreo de la Guerra Civil visitable previa solicitud al Ayuntamiento.

Se disfruta así de una ruta eminentemente urbana, centrada en estos elementos de vida social que a lo largo de los siglos han sido, y siguen siendo, enclaves de congregación de la población de El Viso, donde según las últimas investigaciones, el Quijote viviera algunas de sus andanzas.

Ruta de las ermitas
Ruta de las ermitas

El Pilar viejo

«Muy pulida en el andar, eres como la avefría, muy pulida en el andar, mucho pico y muchas alas, y muy dura de pelar, ole de mi vida ole, y muy dura de pelar».

Jotilla serrana de El Viso

El conocido como Pilar Viejo se enclava en un cruce de las afueras, precisamente donde muere el callejón que lleva su nombre. Allí ha visto historia desde 1782, como recoge una inscripción en una de sus pilastras.

No podía ser de otra roca que la que identifica a esta comarca: bloques de granito unidos por argamasa. Su primera fábrica, con numerosas reconstrucciones de impermeabilización, mantiene un pilar-abrevadero separado en dos secciones: una cuadrada, con dos pilastras, vertiendo la interna agua por dos caños; y otra contigua rectangular. Ambas conforman un conjunto sencillo, cuya longitud de 22 m denota el valor que supuso antaño.

Llaman la atención los contrafuertes de granito, elementos constructivos que contribuyen a dar estabilidad al muro exterior de este pilar de doble uso: parte reservada en el pasado al abastecimiento de agua para la población y abrevadero para el ganado y animales de carga.

Ermita del Cristo de las Eras

La advocación al Cristo de las Eras se remonta al siglo XVI según indica el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

De planta cuadrangular y reducidas dimensiones, destaca en la Plaza del Cristo, espacio urbano de convivencia vecinal en la verbena del Cristo de las Eras. Fue construida en la segunda mitad del siglo XIX y, aunque modesta en sus dimensiones, destaca en ella la combinación armonizada entre el uso de distinto tipo de elementos constructivos: el ladrillo que forma su espadaña de un solo vano, sus paredes encaladas y el granito cuyos bloques rematan las aristas de su frontal.

Llama la atención en esta pequeña ermita el espacio que tiene anexo a su espalda, un cubo de mampostería en el que se enclava un calvario con un simbólico olivo plantado en él.

Por esta misma carretera en dirección Norte, a unos cinco kilómetros, se encuentra el Área Recreativa Huerta de los Frailes, donde se hallan las antiguas ruinas del convento de San Alberto del Monte, lugar donde se reunían en cabildo las villas del Condado de Santa Eufemia para tratar asuntos comunes.

Ruta de las ermitas
Ruta de las ermitas

La Ermita de Santa Ana

“Abuela Santa Ana, abuela de Dios, de los inocentes, tened compasión.

Los ríos se secan, las fuentes no manan, agua te pedimos, abuela Santa Ana”.

Plegaria popular a Santa Ana

Dando paso al recinto cerrado, la reconstruida puerta de poniente del templo original recuerda la ermita construida en el siglo XVI para rendir culto a la patrona. Un arco de medio punto con dovelas de granito, es el único elemento que queda de aquel edificio religioso.

Este elemento arquitectónico fue testigo de la administración de limosnas que hiciera la Hermandad de Santa Ana, de cuya actividad se tiene constancia desde 1770, según expediente remitido al conde de Aranda.

Un apogeo venido a menos, que en los sesenta del pasado siglo llevó a su demolición, sustituyéndose por la actual de estilo centroeuropeo, donde se venera a la Abuela Santa Ana, como se la conoce popularmente. Declarada Fiesta de Interés Turístico de Andalucía, cada 26 de julio y con el olor a la albahaca que portan sus fieles, es procesionada hasta la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Encarnación, donde permanece hasta el 15 de agosto, para volver hasta el año siguiente.

Ermita de Santa Rosalía

“Se encontraron a un niño que, sentado en la acera, leía un libro de santos

por la página que hablaba de Santa Rosalía”.

Historia popular de la Ermita de Santa Rosalía la vieja

Construida en 1968, la Ermita de Santa Rosalía se dedica también a San Isidro por la contribución de esta cofradía en su edificación. Se localiza donde estuvo la anterior de mitad del siglo XIX, que acabó destruida al explotar el polvorín en que fue convertida durante la Guerra Civil.

La devoción se debe, según cuenta la historia, a la intervención de la santa al frenar una epidemia de cólera que hubo en el pueblo en 1855. Aún las mujeres hacen la novena sentándose con su propia silla frente a la hornacina dedicada a la santa, en la Ermita de Santa Rosalía la vieja, no muy lejos de aquí, en la calle Santa Rosalía.

Presenta planta rectangular y una portada sencilla decorada con ladrillo con un doble vano a modo de espadaña. Delante de la fachada se ubica la “Cruz del Cura”, que en su origen estuviera en el cerro de los Pulgones, donde antaño se acudía con el párroco para rogar en época de sequía.

Ruta de las ermitas

Más fotos en esta ruta

¿Cómo llegar?

Salimos de Córdoba norte por la carretera N-432 durante 43 kilómetros hasta tomar la carretera N-502 hacia Alcaracejos. Continuamos por la carretera N-502 durante 31 kilómetros hasta llegar a El Viso. Ya en El Viso, en el Parque de San José da comienzo nuestar ruta.

Descarga el pdf de la ruta